La historia

En 1947 Luigi Bulgheroni corona finalmente su sueño y crea su propia empresa de instrumentos musicales de viento en latón y madera.



Un sueño iniciado de niño cuando su padre, un experto forjador, apoya su inclinación y lo encamina hacia el estudio de la música y el mundo que la circunda. Y así es como nace la profunda pasión por los instrumentos musicales de viento y el deseo de poder un día dejar huellas en la historia de la música con su propio trabajo.

Convencido de dejar en herencia no sólo una actividad sino una larga experiencia y un arte único, Luigi consigue transmitir su entusiasmo y su pasión a sus hijos Giacomo y Sergio, quienes dan vida en 1974 a la empresa Bulgheroni hijos S.en C., que se especializa en la producción de instrumentos musicales con lengüeta doble, como el Oboe, el Oboe de Amor, el Corno Inglés y desde 1985 el Flautín.

La empresa Hijos de Bulgheroni se distingue porque los procesos de fabricación y los componentes de los instrumentos musicales son realizados exclusivamente dentro del laboratorio, asegurando así un cuidado meticuloso y un control constante sobre los productos desde la fase inicial de elaboración hasta la final, garantizando instrumentos de altísma calidad, acompañados de un diseño elegante y de soluciones innovadoras.

Todo esto es posible sólo gracias a una continua renovación tecnológica, pero sobre todo a la presencia de hábiles artesanos capaces de dar vida a un trozo de madera de alta calidad, transformándolo en un instrumento musical único.

Es en las manos de estos verdaderos artistas donde reside la fuerza de la empresa Bulgheroni, porque sus idóneas y meticulosas habilidades manuales nunca podrán ser sustituidas por la esquemática producción en serie de una máquina.

Pero además de eso, la estrecha colaboración con profesionales, clientes y músicos es de fundamental importancia, un estímulo para Giacomo y Sergio hacia la continua investigación de soluciones, que permitan a cada músico valorizar las propias potencialidades, y a los instrumentos musicales Bulgheroni distinguirse por su maleabilidad.

Todo el que visita la empresa queda facinado por la simplicidad con la que se demuestra un gran profesionalismo y por la confianza de los dueños en garantizar a la música aquella vitalidad especial que la hace inmortal.

Siguiendo los pasos del padre Luigi, los dos hermanos continúan transmitiendo la sabiduría del pasado a sus hijos, que ya trabajan en la empresa.Y quizás un día el mundo mágico de la música brillará también en los ojos de sus nietos.

Home Page  |  Previous page  |  Add to favourites